Ius ad rem

 

martinez-tovar-procurador


GUÍAS JURÍDICAS


La expresión «Ius ad rem» (del latín «res», cosa), se originó en el Derecho Romano y se aplicaba en aquellos casos en que habiéndose adquirido una cosa, todavía no había sido entregada. Significa «derecho a la cosa». Bajo esta expresión, se designa una clase de derechos caracterizados históricamente por que sin llegar a atribuir un poder inmediato sobre la cosa, tampoco dejaban reducidos a meros efectos obligacionales los actos realizados. Atribuyen así a su titular, un señorío inmediato sobre una cosa ejercitable frente a todos, facultando al titular para alcanzar la cosa objeto del derecho real o derecho a la cosa, allí donde se encuentre y de quien la tenga sometida a su dominación.

El poder que emana del derecho real, es susceptible de recaer sobre una cosa concreta en su totalidad, otorgando un absoluto señorío a su titular, o sobre alguna o algunas de las utilidades parciales de la cosa, concediendo entonces un señorío limitado que opera también directamente sobre ella. Cualquiera que sea su contenido, para su protección y defensa de una acción de tal naturaleza, ejercitable frente a todos

La doctrina y jurisprudencia distinguió el, «ius ad rem» del «ius in re». El ius ad rem se adquiere por venta, compra, contrato, o pacto. El ius ad rem no da derecho a usar de la cosa, mientras que del dominio no se pasa al uso; como el esposo no puede usar del cuerpo de la esposa. El ius in re se adquiere por la acepción legítima, entrega, u otra acción mediante la cual se transfiera el dominio de la cosa al que la recibe. Este dominio que constituye el ius in re, o real, hace que se divida éste en nueve especies que son: dominio, uso, usufructo, servidumbre, enfiteusis, feudo, prenda, hipoteca, y posesión.