Catalá advierte que la judicialización de las cláusulas suelo doblaría a más de dos millones los asuntos civiles

 

martinez-tovar-procurador

confilegal1

Luis Javier Sanchez
9 enero, 2017

Todo el mundo pendiente del Consejo de Ministros de este viernes donde posiblemente el Gobierno apruebe un mecanismo de gestión del tema de las cláusulas suelo. Mientras tanto el Ministro de Justicia Rafael Catalá advierte que la judicialización de este asunto doblaría a más de dos millones los asuntos que llegan a los juzgados, lo que les situaría al borde del colapso.

El Ministro de Justicia que está ahora viendo la forma de diseñar esa Estrategia Nacional de Justicia, muy posiblemente dependerá de una subcomisión y de un posterior Pleno del Congreso de los Diputados en cuanto regrese la actividad a la Cámara Baja durante el mes de febrero, avanzó a los periodistas su preocupación por el asunto de las cláusulas suelo.

“La estimación que se hace por parte del sector financiero, en concreto del Banco de España es que pueda haber un millón y medio de contratos de préstamo con garantía hipotecaria donde existan cláusulas suelo. Con el fallo del TJUE del pasado 21 de diciembre sobre esta cuestión todos estos ciudadanos potencialmente podrían reclamar”.

Catalá avanzó que se está trabajando en un sistema de resolución de conflictos de manera extrajudicial para que los bancos y ciudadanos puedan alcanzar acuerdos “sin necesidad de acudir a los tribunales. La solución judicial es un derecho, evidentemente, la tutela judicial efectiva la tenemos todos los españoles y siempre estará ahí”, apuntó.  “Lo que vamos a intentar es que no exista un recurso generalizado ante los tribunales”.

Preguntado si este aluvión de demandas civiles colapsarían los juzgados, el actual Ministro de Justicia indicó que “en la jurisdicción civil en un año, según estadísticas del CGPJ, se presentan del orden del millón y medio de asuntos. La llegada de esas demandas por cláusulas suelo doblaría los datos existentes, lo que generaría problemas en los juzgados en cuanto a dilación de tiempo y excesiva carga de trabajo. Eso nos obligaría a tomar otro tipo de medidas”.

El Ministro de Justicia reiteró que se lleva trabajando ya desde hace unos días para encontrar una alternativa extrajudicial “porque me consta que los ciudadanos quieren una solución rápida a su reclamación, cuestión que es muy legítima. También soy consciente que las entidades financieras quieren resolver este asunto de forma rápida, ágil y sin necesidad de dilatar los tiempos en un proceso judicial”.

Desde su punto de vista ni el Gobierno ni los bancos quieren la judicialización del asunto de las cláusulas suelo “por ello estamos trabajando para encontrar una solución que ayude a resolver este asunto de la mejor manera posible, con el reconocimiento de esas cláusulas y la devolución de las cantidades que se anticiparon por esta cuestión y que se percibieron por las propias entidades financieras.

RESOLUCIÓN EXTRAJUDICIAL VÍA DECRETO LEY

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha anunciado que el Ejecutivo trabaja en la creación de un sistema de resolución de conflictos extrajudicial para que entidades financieras y ciudadanos puedan alcanzar acuerdos si necesidad de recurrir a los tribunales, en relación con la sentencia de la justicia europea que obliga a los bancos a devolver lo percibido por las cláusulas suelo.

La intención del Ejecutivo era presentar este código en el último Consejo de Ministros de 2016, lo que finalmente no se llevó a término. Ahora se barrunta que este viernes se presente la solución a modo de decreto ley.

El Tribunal de Justicia de la UE falló el pasado mes de diciembre a favor de los perjudicados por las cláusulas suelo obligando a los bancos a devolver todo lo percibido no únicamente a partir de mayo de 2013, como pretendía el Supremo. Según los cálculos del Banco de España, el impacto que esta sentencia tendrá en los bancos que se puedan ver afectados excederá por poco los 4.000 millones de euros.

Tras conocerse el fallo, el Gobierno de Mariano Rajoy anunció que impulsaría un código de buenas prácticas al que podrían acogerse todas las entidades financieras para agilizar la resolución de los problemas. Sin embargo, la solución de las cláusulas suelo se está retrasando dado el desacuerdo entre el PP y el PSOE.