¿Podrían los despachos de abogados concluir su jornada laboral a las seis de la tarde?

martinez-tovar-procurador

Luis Javier Sanchez
14 diciembre, 2016

La ministra de Empleo y Seguridad Social Fátima Báñez ha puesto el dedo en la llaga. La jornada laboral de los ciudadanos españoles son de las más largas de Europa. En esta tesitura una de sus prioridades será, junto con el empleo estable, desarrollar políticas de conciliación y, para ello, ha propuesto que la jornada laboral concluya a las seis de la tarde.

Pero, ¿Cómo llegar a ella? ¿Podrían los despachos de abogados adaptarse a este nuevo marco?

Nuestra publicación ha recogido opiniones de expertos como Eugenia Navarro, profesora de ESADE y experta en marketing jurídico, Alicia Saiz, directora de RRHH de DLA Piper Spain, Eva Delgado, directora de RRHH de Pérez-Llorca y Ofelia Tejerina socia de Dikastis, despacho legal.

Eugenia Navarro, consultora y experta en marketing, es una de las voces más autorizadas desde dentro del sector legal. Desde ESADE, escuela de negocios de la que es profesora de sus Masters, analiza el tema de este reportaje, “Es complicado decirle a un cliente que a las seis de la tarde dejas de atenderle. Creo que hay que ir paso a paso en este tipo de situaciones”, apunta.

Esta profesional reconoce que el modelo de la sociedad española impide dicha conciliación. “Los abogados no pueden dejar de trabajar antes de que cierren sus clientes”, señala.

A su juicio deberíamos seguir ejemplos de sociedades como Holanda o Suecia que concilian mejor.

Para esta experta en marketing jurídico “son buenas noticias que desde la Administración se hable de buscar la fórmula de conciliar la vida laboral con la personal, en un sector como la abogacía se han hecho cosas pero aún hay margen para la mejora”.

A su juicio, en el futuro se verán las guarderías en los propios bufetes, cuestión que ayudarán a muchas mujeres abogadas a conciliar su trabajo con su vida personal.

“Otra cuestión que los despachos deben evitar son las reuniones a las siete de la tarde. Estar muchas horas en el despacho no significa que el profesional sea más productivo”, indica.

Jornadas interminables queman a los abogados y éstos prefieren marcharse a otra firma que les cuide mejor.

Para que los despachos cambien de forma trabajar tiene que hacerlo antes la sociedad

En opinión de Navarro un profesional es productivo cuando tiene sus tres patas bien asentadas “una es la familia, su trabajo y tiempo para el mismo. Vivir por y para el trabajo hace que las otras patas se tambaleen.

La falta de equilibro de esta situación hace que se creen abogados angustiados y poco efectivos en el trabajo. Los profesionales motivados y felices son los que mejor rinden en cualquier empresa o despacho”.

Y esta situación lo nota el cliente en su trato con el profesional.

“Para que los despachos cambien de forma trabajar tiene que hacerlo antes la sociedad y su forma de ver el mundo laboral, éstos son cautivos de lo que hacen sus clientes. En una sociedad más feliz y más productiva se trabaja mejor”.

Navarro es partidaria de que se vaya aboliendo el presentismo en las organizaciones “la irrupción de las tecnologías en las empresas y despachos de abogados han ayudado a romper esta inercia. Se necesita tiempo para este cambio de mentalidad que ya piden las nuevas generaciones que no están dispuestos a trabajar todo el dia en una firma de abogados como lo han hecho los actuales socios”.

En contra de esta medida está la disponibilidad del abogado “el mercado es tan competitivo que hay que dar más servicio que tus rivales. Forma parte de las reglas del juego. Un cliente advierte en seguida cuando hay ambiente bueno en la firma y si hay espíritu de trabajo en equipo”.

La conciliación es un valor en los despachos internacionales

Alicia Sáiz es la directora de RRHH de la firma internacional DLA Piper Spain desde el 2006. La oficina de Madrid cuenta con 121 profesionales de los que 85 son abogados. Para esta experta en gestión de personas sí es posible que se pueda conciliar a las 18:00 horas, como señala la Ministra Bañez.

“Está ampliamente demostrado que los modelos basados en el presentismo no aportan valor. Hay que ir hacia modelos organizativos basados en el desempeño y en resultados y en objetivos medibles más que en el número de horas que se pasa en el centro de trabajo”.

Desde su punto de vista “se puede racionalizar las jornadas de trabajo. Hay operaciones puntuales y plazos procesales, que requieren de una disponibilidad puntual mayor, pero esto pasa en cualquier sector, no sólo en los despachos. Hay que tener en cuenta que dado el carácter internacional del despacho atendemos a clientes de diversas franjas horarias a los que hay que atender a partir de las 6”.

Hay que ir hacia modelos organizativos basados en el desempeño y en resultados y objetivos medibles más que en el número de horas que se pasa en el centro de trabajo

El despacho ha sido pionero en la implementación de medidas de conciliación que hasta ahora no han tenido otros despachos.

“Por este motivo recientemente hemos sido distinguidos con una Mención de Honor en la XII Edición de los premios Madrid Flexible que concede la Comunidad de Madrid. El despacho tiene concedidas jornadas reducidas para cuidados de menores, horarios adaptados en los períodos de vacaciones escolares, conexión remota para trabajar desde el domicilio especialmente durante el embarazo”, indica.

Desde su punto de vista “la estrella de este cambio ha sido la conexión remota sin duda, pero a la vez la tecnología ha contribuido a que estemos “en dos sitios a la vez” literalmente, por un lado permite estar en tu entorno familiar y a la vez contestando un correo electrónico.”

Para esta experta, “el tiempo libre ha pasado a ser algo tan valorado como la retribución. Hay que invertir en intangibles, cuidando a las personas y ofreciéndoles programas de ayuda para problemas personales, necesidades familiares y todo aquello que suponga un alivio en las responsabilidades personales diarias. En nuestro sector, la mayoría de los empleados valoran la permanencia en una empresa más allá de una oferta económica más tentadora”.

La conciliación depende de gestionar bien de las necesidades de los clientes

Eva Delgado se incorporó a Pérez-Llorca en 2009. Con más de 11 años de experiencia, es la responsable de Recursos Humanos de la Firma.

Sobre la medida de la Ministra Báñez de un cierre del despacho a las 18:oo horas indica que “en nuestra firma estamos comprometidos para ayudar a nuestros abogados a combinar sus objetivos profesionales con sus vidas personales. Creemos que la iniciativa de la Ministra es positiva ya que intenta racionalizar los horarios y homologarlos, en la medida de lo posible, con otros países de la Unión Europea. Sin embargo, consideramos que, debido a la naturaleza de nuestro trabajo, la relación con nuestros clientes no viene derivada de un horario sino de dar solución a sus necesidades específicas. Creemos que esta iniciativa será efectiva en la medida en que las necesidades de nuestros clientes estén satisfechas, para lo cual no es necesario estar presencialmente en la oficina”.

Para Delgado, los abogados de este despacho están comprometidos “con la consecución de los objetivos de sus clientes. La abogacía tiene un componente vocacional importante, no es tanto una cuestión de estar 24 horas disponibles sino de atender sus necesidades cuando se nos requiere y de que se sientan acompañados por sus asesores de confianza.”

La firma dispone de un órgano interno, a modo de “think thank” (grupo generador de ideas) que se reúne mensualmente y debate las inquietudes de los profesionales de la firma en materia de conciliación de vida laboral y personal gestionado desde Recursos Humanos, “en estos encuentros se pone voz a cuestiones latentes y se transmite la postura del Despacho ante los puntos a debate. Se proponen temas de interés, se comparten artículos de actualidad y se comparten las distintas opiniones. Son sin duda encuentros constructivos que ayudan a que los miembros del ‘think tank’, como embajadores de la firma, transmitan los avances y la intención del despacho de progresar al resto de abogados”.

La tecnología es un elemento clave para el cambio de modelo en los despachos más orientado a resultados

En opinión de esta experta, “la tecnología es un elemento clave para el cambio de modelo en los despachos más orientado a resultados. Facilita el trabajo de los abogados y de los responsables de los departamentos de los equipos de apoyo. Contar con herramientas que permitan a nuestros empleados poder estar conectados y trabajar desde otros lugares que no sean sus despachos fomenta y ayuda a su flexibilidad laboral lo que es algo muy valorado por nuestros profesionales y por nuestros clientes”.

La responsable de Recursos Humanos reconoce que un despacho como Pérez-Llorca “es  conocido por su buen ambiente de trabajo y somos conscientes de que trabajar en una firma como la nuestra es una excelente oportunidad, aunque también demanda mucho esfuerzo por parte de nuestros profesionales. Nuestros abogados valoran positivamente que el despacho les ayude a compatibilizar un desarrollo pleno de su carrera profesional con su vida personal, algo que sin duda contribuye a su compromiso con la firma”.

Despacho de abogados con tres socios, donde conciliar también es posible

Ofelia Tejerina, abogada experta en tecnología y propiedad intelectual es socia de Dikastis, un despacho con tres socios, uno de los prototipos de firmas que hay en nuestro país, si excluimos los grandes despachos de abogados.

“Es fundamental educar al cliente de tal forma que sepa que hay unas horas en las que le puedes atender. Lo peor, es que coja la costumbre de llamarte por cualquier cosa”. Desde su punto de vista la intención de la ministra Báñez es buena pero no será fácil llegar a esos ratios de conciliación en nuestra sociedad.

“Todo esto supone un cambio de mentalidad y dejar de pensar que ciertos profesionales están a tu disposición las veinticuatro horas del día”.

Para esta experta en derecho digital que las redes sociales e Internet hayan mejorado la relación entre abogado y cliente no debe suponer una disponibilidad total en cualquier momento del día y la semana.

“Los abogados también debemos de darnos cuenta que recibir un correo electrónico no significa contestarlo de inmediato y dejar lo que estamos haciendo. Si nosotros no sabemos hacerlo, cómo vamos a enseñarlo a familiares, amigos y clientes…”.

En su caso la buena relación con sus otros dos socios le permite una buena compaginación de su actividad profesional con su vida personal.

“Eso no quita que si hay un asunto que resolver de forma extraordinaria se haga en el momento que surja, pero siempre de forma excepcional”, aclara.

Cuando un abogado pierde la gestión de su tiempo de trabajo y éste se convierte en su vida llegan los problemas y puedes tener la tentación de dejarlo todo

En su opinión, “un gran error que cometemos es que somos insustituibles. Los abogados debemos saber delegar y gestionar mejor nuestro tiempo de trabajo. Y darnos cuenta que no todos los asuntos que los llegan son urgentes y debemos tratarlos así”.

A su juicio, en muchas ocasiones, abogados de oficio y las guardias que éstos realizan pueden solventar situaciones que surjan en horas intempestivas. La gestión del tiempo es fundamental para evitar cualquier problema de salud.”El cliente siempre nota tu estado de ánimo y una profesión como la abogacía requiere concentración y mucha dedicación. Cuando se pierde esa gestión del tiempo llegan los problemas y las ganas de abandonar”.